Gatos hidráulicos y botellas

Gatos hidráulicos de carretilla y botella

Los gatos hidráulicos de carretilla y botella facilitan la elevación de todo tipo de vehículos. La gama que ofertamos permite trabajar con el gato más sencillo para vehículos utilitarios comunes y con los modelos más robustos de taller con elevación por pedal y capacidades más altas.

Variaremos la altura de elevación en función de las necesidades, ofertando también gatos de carretilla con perfil bajo.

Descubre todos nuestros modelos de gatos hidráulicos

Hay 12 productos.

79,57 € 109,00 € -27%

Juego de herramientas para cambios de aceiteJuego completo para hacer el mantenimiento del vehículo Cambios de aceite, ruedas, reparaciones bajo el coche... Incluye gato hidráulico y borriquetas de 2 toneladas Fabricado bajo normativa CE y TUV GS

  Agotado

109,95 €

Gato hidráulico de carretilla 2,25 TONAltura mínima indicada para vehículos bajos Mango extralargo de 115 cm Altura de 13,5 a 49,5 cm Fabricado según normativa CE

128,90 €

Altura mínima apta para vehículos bajos Pedal de elevación para mayor comodidad Altura hasta 50 cm Fabricado según normativa CE

25,66 € 29,49 € -13%

Gato hidráulico de 2 toneladasGato elevador de vehículos hidráulico Base de apoyo triangulada para una fijación segura Sistema de liberación de aire Fabricado según normativa CE

  Agotado

50,80 € 97,70 € -48%

Gato hi-lift manual sistema trinquete de 3,5 toneladasElevación de 3,5 toneladas hasta 120 cm Sistema de elevación manual progresivo 49 puntos de anclaje a lo largo de 100 cm Fabricado en hierro fundido

  Agotado

49,95 €

Capacidad máxima de 32 Ton Altura máxima de elevación: 405mm Válvula de cierre para liberación de presión Fabricada acorde a Normativa CE

122,85 € 189,00 € -35%

Prensa con mordaza de 12 toneladasPrensa indicada para enderezar y extraer piezas Regulación en altura de hasta 8 niveles Capacidad de 12 Toneladas de presión Fabricada en acero forjado acorde Normativa CE

  Agotado

49,58 € 67,00 € -26%

Gato de 3 Toneladas para levantar coches Apto para vehículos utilitarios y furgones Rango de elevación de 13,5 a 43 cm Fabricado bajo normativa CE y TUV GS

41,93 € 59,90 € -30%

Gato con botella hidráulica de 2,5 TonApto para uso en vehículos convencionales y de pefirl bajo Rango de elevación de 8 a 36 cm Capacidad de 2,5 Toneladas Fabricado bajo normativa CE

237,80 € 349,70 € -32%

Estructura de acero de 59 Kg acabado con pintura metalizada Mango y ruedas con giro de 360º Botella de elevación rápida con pistón de alto diámetro Parrilla de apoyo con regulación de ángulo

  Agotado

104,49 € 129,00 € -19%

Gato de carretilla con altura profesional Incluye taco de goma Elevación de 13,5 a 50 cm Fabricado según normativa CE

  Agotado

127,68 € 168,00 € -24%

Gato de carretilla para coches bajos: de 7,5 a 50 cm de altura Capacidad de la botella: 2,5 toneladas Doble bomba para elevación rápida Incluye taco de goma

Mostrando productos 1 - 12 de 12

Contenido

Qué son los gatos hidráulicos

Los gatos hidráulicos sirven para poder levantar cargas muy pesadas. Es una herramienta que no puede faltar como equipamiento de un taller mecánico, pero también puede ser útil en casas particulares cuando se necesite hacer reparaciones pequeñas del coche o simplemente cambiar la rueda del vehículo. Funciona a través del uso de aceite y de una palanca. Aunque suena a imposible, utilizando un gato hidráulico una persona puede levantar coches o incluso camiones.

Los gatos hidráulicos funcionan a base del principio de Pascal que dice que si tenemos un líquido (en este caso aceite) encerrados en un contenedor, la presión se va a aplicar de manera uniforme en todos los puntos. Así, como un gato hidráulico tiene dos cilindros, uno más pequeño y otro más grande, al aplicar fuerza al cilindro de menores dimensiones, la presión en el cilindro más grande va a ser la misma, sin embargo la fuerza que va a salir mucho mayor pudiendo levantar cargas muy pesadas.

Tipos de gatos hidráulicos

Los gatos hidráulicos que podéis encontrar en tuECompra se pueden dividir principalmente en dos tipos: de carretilla y de botella. Cada uno tiene sus ventajas y sirve para diferentes situaciones y es más adecuado según la carga que tenga que soportar o tipo de vehículo a levantar.

Gatos hidráulicos de botella

Son los que tienen están formados por una botella, donde se guarda el líquido, y por una palanca que será utilizada para levantar la carga. Estos son los gatos hidráulicos industriales, ya que están diseñados para vehículos de mayores dimensiones. El soporte que puedan aguantar dependerá del modelo, pero en todo caso podrán elevar más de 5 toneladas. Además, cuentan con una ventaja muy grande y es que son mecanismos muy compactos, por lo que pueden ser transportados en el coche. Sin embargo, dada su altura, no pueden ser utilizados para coches con bajo perfil, como es el caso de coches deportivos. Con gatos hidráulicos para camiones, todoterrenos, tractores, autocaravanas, etc.

Gatos hidráulicos de carretilla

Son los gatos hidráulicos para el taller mecánico, ya que es donde más uso se les da. A diferencia de los de botella, estos no pueden estar transportados ya que tienen unas dimensiones más grandes. Aunque en el mercado existen algunos modelos más pequeños. Si buscas gatos hidráulicos para coches, esta es la mejor opción, ya que estos sí, permiten ser utilizados con vehículos de perfiles bajos. Aunque el soporte de carga no es tan elevado, normalmente pueden levantar hasta 3 toneladas, para automóviles particulares es más que suficiente.

¿Cómo purgar un gato hidráulico de botella?

Si utilizamos los gatos hidráulicos de botella durante mucho tiempo podemos notar que su eficiencia está bajando. Esto es debido al aire que hay en el interior y que debemos purgar. Primero tenemos que abrir la válvula de liberación. Esto hará que la presión del interior bajará. Ahora hay que aflojar el tornillo de relleno, pero sin quitarlo del todo. Levantamos el gato de forma que el tornillo quede arriba. Así el aire va a salir, pero no vamos a perder aceite. Después de hacerlo ya podremos quitar el tornillo o movemos la palanca unas cuantas veces para dejar escapar el aire. Terminada esta tarea comprobamos el nivel de aceite, volvemos a poner el tornillo y una vez más comprobamos el nivel de aceite. Durante todo el proceso es importante cuidar nuestra seguridad, por lo que se recomienda utilizar guantes de seguridad y gafas protectoras.